Carne procesada: ¿qué es y cuáles son los peligros de su consumo?

Lo que más se halla en los mercados son los comestibles perjudiciales para la salud, que pueden generar diferentes enfermedades y consecuencias negativas. La carne procesada es uno de esos productos, y pese a sus efectos dañinos, es muy habitual en el día a día. En este artículo, te hablaremos más de ella:

¿Qué es la carne procesada?

Esta clase de ingrediente nació con el viejo procedimiento salobre de comestibles para su conservación. Técnica que desempeñó un papel fundamental en la historia de la nutrición.

Actualmente, la carne procesada consiste en un producto, anteriormente fresco, que ha pasado por uno o bien más procesos de transformación. Por consiguiente, la mortadela, el jamón, la salchicha, la salchicha, el salami y los patés artificiales son productos procesados, puesto que emplean aditivos químicos para su transformación.

Peligros del consumo de carne procesada

Al contener ciertos géneros de substancias químicas, los tratamientos pueden ser perjudiciales para la salud y ocasionar daños al organismo. Como los siguientes:

Perjudican la salud del corazón

Al tener un alto contenido en grasas y colesterol, el consumo de carne procesada es horrible para la salud del sistema cardiovascular. Después de todo, favorece la capacitación de placas de grasa en las arterias, complicando el paso de la sangre y forzando al corazón a trabajar bajo mayor presión para compensar la pérdida de fluidez de la sangre.

Además de esto, se pueden tener los vasos más gruesos debido a la hipertensión ocasionada por el exceso de sodio que empapa moléculas de calcio cara el torrente sanguíneo. Como consecuencia, puede provocar un paro cardíaco.

Ocasionan infecciones

Existe el peligro de infecciones bacterianas y fúngicas, eminentemente al consumir carne procesada. Tras todo, si bien existe una combinación de aditivos químicos para eludir que esto ocurra, existe el peligro de que no haya suficiente higiene en el proceso y la carne contenga microorganismos.

Ocasionan intoxicación

Los Procesados pueden provocar intoxicación, singularmente si están envasados. Por el hecho de que tienen bisfenol en la composición de sus latas, que se adhiere al comestible y provoca desequilibrio en el sistema endocrino, alterando las hormonas del cuerpo.

Producen incremento de peso

Es un factor deducible de los procesados, en tanto que aprovechan múltiples componentes de la carne (que no se utilizarían) y llevan un sinnúmero de sodio, grasa y colesterol. En consecuencia, complican la pérdida de peso, provocan hinchazón y favorecen la acumulación de grasa en todo el cuerpo.

Presentan un peligro físico

Los procesados siempre y en todo momento se generan a gran escala, lo que complica el control de la calidad del producto. Así, pueden aparecer fragmentos de huesos, dientes de animales, vidrio y otros componentes sólidos en el medio del comestible. Aparte de ser desapacibles, la mayoría de estos materiales puede no ser detectada en la deglución, lo que produce infecciones.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*