Cafeína, consumo, pérdida de peso, beneficios y más

La cafeína es valorada como un poderoso estimulante, y es empleada por personas que desean conseguir energía y ánimo, puesto que actúa de manera directa en nuestro sistema nervioso. Normalmente, hallamos generalmente esta substancia en el café. No obstante, hay múltiples bebidas y comestibles que presentan en su composición cantidades significativas de este compuesto, como el té verde, el cacao, el guaraná, la cola, el té mate y las bebidas energéticas.

La cafeína es un compuesto que ha sido estudiado a lo largo de muchos años, debido a sus efectos y peculiaridades, que gradualmente han conquistado el mercado de la nutrición y toda la industria. Se ha añadido a bebidas alcohólicas, suplementos y otros géneros de comestibles, despertando de esta manera una alarma sobre el peligro de sobredosis y posibles interactúes.

Cuando se consume en su dosis adecuada y en la cantidad aconsejable, la cafeína aporta diferentes beneficios al cuerpo y ayuda a nuestro organismo en el desempeño de ciertas funciones esenciales. La ingestión de hasta trescientos mg de este compuesto al día ayuda a reducir la sensación de cansancio, ayuda a prosperar la concentración y el estado anímico. En cambio, si la dosis consumida es mayor de la recomendada, aumenta la ansiedad, la tensión muscular, la sensación de inquietud, la irritabilidad y puede concluir influyendo de manera directa en la calidad del sueño. Por tanto, es fundamental saber la cantidad precisa de cafeína que cada comestible tiene, eludiendo con lo que creamos una dependencia de ella.

Merece la pena apuntar que cada persona tiene una sensibilidad diferente a la cafeína. Para ciertos individuos, una pequeña cantidad de café puede ocasionar nerviosismo y excitación, puesto que para otros, el consumo de café en las horas anteriores al sueño no interfiere en nada en su calidad. Conforme investigaciones, esas diferencias se deben a factores genéticos.

Estudios recientes han probado que la cafeína prosigue actuando como antidepresivo ligero, reduciendo de esta forma el peligro de suicidio a la mitad, en tanto que aumenta la producción en el cerebro de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina.

Los efectos de su consumo solo pueden observarse veinte minutos tras ingerirse. No obstante, alcanza el culmen en el organismo unos sesenta minutos tras ingerirlo. Cuando uno se habitúa al consumo de cafeína, su cuerpo acaba padeciendo consecuencias si es privado del consumo, teniendo como síntoma más frecuente la aparición de cefaleas.

La cafeína y la pérdida de peso

Encontrada generalmente en complementos alimentarios y bebidas energéticas, la cafeína ha sido usada por individuos que pretenden acrecentar el desempeño deportivo y ganar peso.

Eso sucede por el hecho de que la cafeína tiene efecto termogénico, lo que quiere decir que fomenta un incremento del metabolismo anatómico, ayudando de este modo a abrasar calorías y grasa. Además de esto, tiene un efecto diurético, característica fundamental para las personas que padecen retención de líquidos.

Otro beneficio de la cafeína es que fomenta la lipólisis, lo que hace que nuestro cuerpo convierta en energía toda la grasa. De esta manera, logramos todavía más energía para efectuar ejercicios físicos, como la musculatura y la carrera, de forma más durable y también intensa, haciendo que los resultados aparezcan más rápidamente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*